CÍRCULO LITERARIO ALIWEN
ESCRITORES MAULINOS

Germán Martínez Ibáñez

GERMÁN MARTÍNEZ IBÁÑEZ: EL ANTIPOETA EXISTENCIAL


Muchas veces nos preguntamos cuál es nuestro papel en la vida, qué es lo que vine a hacer a este mundo – como diría Parra . ¿Podemos separar a la persona del oficio? ¿Hace el traje al monje?.
La mayoría de los oficios están claramente demarcados y sabemos qué representan; pero en el caso del artista, del poeta: ¿Qué misión le toca, qué papel debe representar? Esto mismo es lo que Germán Martínez Ibáñez, un poeta emergente, de la nueva generación; el cual aparece publicado en “Unas Letras Más”. Germán Martínez responde o cuestiona la situación del poeta en la sociedad, en su entorno en el poema ¿Qué Es Ser Poeta?: “Qué es el poeta si su verso no mueve conciencias / es un mero recetario / si no logra navegar mentes / es un discurso a la deriva / es un viejo sin palomas / con los bolsillos llenos de migas / es inútil como disparo de pistola de agua / es un bostezo en la boca del que recién despierta / es masturbar de ánimas / es pedir perdón por escribir verdad / es censurar la cruz por unas monedas...”
La poesía de Germán Martínez se caracteriza por tener esta doble entrada: antipoesía y existencialismo; dos ingredientes que mezclados pueden provocar una dosis de renovación literaria, porque le agrega a la antipoesía, a los temas cotidianos y al lenguaje coloquial una profundidad que va de lo irónico a lo serio, pero que –sin lugar a dudas- nos hace ver las cosas con una nueva perspectiva con en el poema “Ser”: “ Antes solía correr bajo la lluvia / saltar charcos / perseguir palomas / vestir sin pompa / salía de noche / andaba en micro / fumaba hierba / tiraba panfletos / odiaba a los pacos: vivía/ Hoy, me encierro en mi cuarto / me encuadro en reglas / no fumo hierba / no salgo de noche / no veo la luna / no ando en micro / hoy simplemente muero cada día / pero aún odio a los pacos.”
El sentido religioso, que está presente en su poesía , humaniza al cristianismo y nos muestra a un Dios sufriente, a una humanidad depredadora, una visión oscura, casi sin salida, una realidad cruda y avasalladora; así lo expresa en su poema “Era Necesario”: Era necesario / crucificar al hombre / para ganar un cristo / Era necesario/ comer del fruto para saber / Era necesario morir de golpe para ganar un día / Era necesario palidecer de espera...”.
En un sentido más alegre y optimista su poesía nos invita a salirnos de nuestros rígidos esquemas convencionales, a los que estamos acostumbrados, para saborear la vida, como en su poema “Locura”: “ Locura, amanecer desnudo / en la ventana / no ser de algún club social / no portar documentos / cantar en medio de la muerte / dormirse bajo un árbol en la plaza / Locura, ser uno mismo / no militar en la vida / no ir al estadio los domingos / Locura, creer que todos son buenos / pensar que la gallinas mean / amarte sin conocerte / andar dos kilómetros para verte... Locura, mirarme al espejo y verme hermoso / Locura, creerlo y salir a la calle...”
La poesía de Germán Martínez tiene un aire nuevo un poco vinculada con lo parriano; habrá que esperar para ver como evoluciona este nuevo talento de la poesía, que ya da muestras de solidez poética

JAIME GATICA JORQUERA.
CIRCULO LITERARIO ALIWEN.