CÍRCULO LITERARIO ALIWEN
ESCRITORES MAULINOS

Moisés Castillo

MOISÉS CASTILLO

Moisés Castillo es un poeta de nuestra zona, nacido en la localidad de San Antonio en 1948 y en la cual reside actualmente. Entre sus publicaciones encontramos: 
Versos de la Calle, 1967; 
Cartas, poemas, 1976; 
Sauzal (1982); 
Los tres Encuentros (¿?); 
Quince Poetas de Linares (antología) 1997; 
Imágenes del Desierto, 2000 
Los Niños y el Mar 2002
La Mortaja Azul, 2003. 
Linares: Sueños y disfraces 2006.

NOSTALGIAS
La poesía de Moisés castillo tiene un profundo contenido social, en ella se ven reflejadas entrañablemente sus convicciones políticas, lo cual no desmerece bajo ningún punto de vista la calidad estética y literaria de su creación. Castillo ve la poesía como una herramienta de cambio social, a través de la cual se puede remecer las conciencias o mostrar esa realidad que a veces no vemos o no deseamos ver.
Su poemario Nostalgias, de la antología La Mortaja Azul tiene ,como su nombre lo indica, una acento y un aire nostálgico que recorre e inunda cada uno d los poemas. Su voz telúrica quiere confundirse con la tierra que tanto ama y a la cual pertenece
Esta Verde Soledad
Esta verde soledad 
de mi provincia
mi Linares donde tristemente muero 
donde repta la neblina por las calles; 
donde cantan mis juglares compañeros.
Esta llana geografía, esta infancia 
esta ambigua latitud es la que quiero 
aunque el mar grita de rabia a la distancia 
y me llaman exiliados marineros 
el adiós de una sirena que se hunde, 
un navío, una canoa, un velero...

El hablante lírico denuncia, acusa las desigualdades sociales de la gente más modesta, pero este clamor no va dirigido solamente a los que dirigen, sino también al Dios bíblico, cristiano o judío:

Voy anclado a los terrones surco a surco 
por un pan que siendo mío es extranjero, 
por un verso de alegría muda, triste 
por los ojos de ese niño pordiosero. 
Estoy hecho de semillas sustanciosas 
no es verdad lo que me dice el evangelio 
es aimará ese mi Dios o es mapuche 
los judíos impostores no los quiero. 
Tuve sueños infantiles tan hermosos, 
tuve hambre, tuve sed y tuve miedo.
Un recuerdo se hizo pronto flor de olivo 
el amor tuvo su orgasmo pasajero...
 

El poeta, en su nostalgia recuerda a sus compañeros de lucha con voz que mezcla la tristeza y la impotencia por los acontecimientos consumados, por el tiempo y su devenir intransitable
Yo no sé si es frustración o rebeldía 
que me llama al clandestino cementerio 
donde yacen los caídos a traición 
cuando tocan las campanas a degüello. 
El recuerdo me viene acicateando 
Jorge Yánez se marchó y es un misterio 
Anselmo Cancino aún va sembrando 
clandestino de rastrojos y senderos. 
Quién pudiera morir por un momento 
para hablar con mis muchachos en febrero 
cuando rompen las mazorcas en las chacras 
y obscurecen los racimos de viñedos...


El tono del poema pasa de la nostalgia al apóstrofe directo, se vuelve más y más denunciante, como si el poeta se instalara en un púlpito y desde allí quisiera lanzar su proclama, “evangelizar” al pueblo: Incapaces de alentar nuestra sonrisa 
doblegamos la cerviz a carceleros 
por creer en falsos dioses opresores 
en la paz alucinante de los cielos 
en la caridad que cubre de vergüenzas 
al que arroja una moneda limosnero.....
Yo no quiero la vergüenza, hermanos míos 
de morir y no cantar a nuestro suelo 
a la eterna dignidad del perseguido 
a la angustia indescifrable del destierro. 
Las orugas que devoran los follajes 
la traslúcida lombriz en el subsuelo, 
lo cimientes que esparcieron nuestras manos 
nada saben del olvido en que yacemos 
silenciosos es nuestro canto transparente 
como cópula de pez en el estero...
 
La voz del hablante lírico se enternece para dignificar al pueblo, al campesino que trabaja con sus manos la tierra generosa y que con su sacrificio hace más dulce el pan y más aromado el vino
No me digas que la flor del arco iris 
que la lluvia, que la brisa compañero 
yo voy junto a la raíz que alumbra tallos 
mi mirada está en la tierra no en el cielo... 



MOISÉS CASTILLO: LINARES SUEÑOS Y DISFRACES


El libro “Linares Sueños y Realidades”, que fue publicado por el poeta linarense Moisés Castillo en el año 2006 y presentado y prologado por el escritor Humberto Gimeno Herrera. Lo he leído en más de una oportunidad, y considero que se mantiene fiel al estilo de Moisés, la crítica ácida abunda, los epítetos, los sarcasmos, la innegable intencionalidad social y política al servicio de la poesía… 

El poeta repasa con su afilada pluma todas las capas de poder posibles, la política y la eclesial son las que quedan peor paradas.
Si bien la poesía es muy efectiva, pues nos hace reflexionar y nos saca más de una sonrisa, tiene la falencia de tomar temas contingentes, los cuales pasan en el tiempo y descontextualizan la poesía o el mensaje. Por ejemplo en el notable poema El Besador, escrito para una connotada figura pública y política. El poema perderá efecto si no sale reelecto… 
Adonis de tercer mundo 
besa el besador 
Galán de teleserie
besa el besador 
Con los primeros guiños del sol
besa el besador 
A las ancianitas 
besa el besador 
Con infinita indiferencia 
besa el besador 
Soñando el parlamento 
besa el besador 
En las puertas del cabildo 
va besando el soñador 
¿Cuántos besos 
habrá invertido el besador…? 
NOTA: Excelente inversión. 


La contaminación y los desastres del hombre están presentes en su poesía, que denuncia la contaminación de la papelera Arauco en el poema
Cisnes 
Los cisnes cantan al morir… 
Viajemos al santuario natural 
del Río Cruces 
para asistir al concierto 
de los cisnes 
Organizado por Celulosa Arauco y CONAMA
NOTA: En nuestro país las instituciones funcionan. 


Tampoco se escapan los personajes de la farándula, nuestra conocida y mediática Sarita Vásquez, ex – del Sr. Gonzalo Cáceres tiene su poema en este libro: 
Sara 
El rostro de silicona 
las mejillas de silicona 
la boca de silicona 
la del affaire matrimonial en la tele 
la dueña de más de cien pares de zapatos 
la hija del pastor evangélico 
la de la perrita enjoyada 
la vieja promiscua 
ahora construye mausoleos 
jura festivales 
inaugura plazas 
y sonríe con su macabra 
sonrisa de silicona
NOTA: ¿Quién dice que hay crisis de valores? 


En general el poeta desnuda un sistema social que no es equitativo, la amargura tras el aparente humor negro y el sarcasmo se refleja en cada línea, el hablante lírico no congrega masas, simplemente expone su descarnada visión de una sociedad que parece ir a la deriva y que no se detiene a reflexionar sobre sí misma, porque –al parecer- las pequeñas cuotas de poder y bienestar están, repartidas entre unos pocos y a quienes pueden no les interesa cambiar el statu quo que parece venirles muy bien. En este libro también hay un espacio de crítica para el sistema educacional, que fomenta las apariencias: Apariencias 
Los hijos de los pobres 
van a clases 
en escuelas para pobres 
en aulas para pobres
mobiliario para pobres 
servicios higiénicos para pobres 
y profesores para pobres 
Otros niños van a clases 
en aulas para ricos 
mobiliario para ricos 
computadores para ricos 
servicios higiénicos para ricos 
y profesores para ricos 
A las escuelas para pobres 
asisten los hijos de los pobres 
A las escuelas para ricos 
con vicisitudes económicas 
y sacrificio / van los hijos de los pobres 
con mentalidad de rico.
NOTA: Las apariencias engañan. 

También la poesía amorosa tiene reservado algunos versos, pero es la crítica social la que lleva la delantera. Es bueno releer la poesía de Moisés Castillo.