CÍRCULO LITERARIO ALIWEN
ESCRITORES MAULINOS

William Shakespiare tres siglos despues

WILLIAM SHAKESPEARE: TRES SIGLOS DESPUÉS

William Shakespeare nace en 1563 en Stratford-on Avon, una pequeña ciudad del condado de Warwick. Su propio nacimiento vino precedido de pestes epidemias y flagelos que diezmaron a la población. Dos de sus hermanas mayores serán víctimas de la peste bubónica o de la terrible muerte negra. Estas calamidades, sin embargo, van a la par con un período de notables cambios en las artes y la literatura, la historia y la filosofía, la política y el quehacer nacional en la Inglaterra de la reina Isabel. Es el llamado período isabelino, de la segunda mitad del siglo XVI y comienzos del siglo XVII.
Las obras del célebres poeta y dramaturgo inglés reflejarán mucho de las costumbres cortesanas y la manera de vivir de aquellos tiempos. Y los caracteres del hombre de su época en sus pasiones, amores, odios e intrigas. El mismo Hamlet, en uno de sus soliloquios, admira a este hombre por lo infinito de sus facultades, por lo expresivo y maravillosos de sus formas y sentimientos, por su noble razón. Los escenarios en que se desarrollan las obras shakesperianas, como los personajes, trajes, conductas, reconstruyen toda una realidad ambiente; y aún la música tiene su importancia en la trompeta que anuncia la familia militar, las pompas nupciales o la ceremonia fúnebre.
Una de sus obras cumbres, Hamlet, Príncipe de Dinamarca, se estrena en Londres en 1602 con un éxito sin precedentes. Shakespeare no tiene todavía cuarenta años pero ya alcanza renombre. Pasa a ser un gentilhombre con escudo de armas en su ciudad natal, y un autor y actor en la capital londinense. Hombre culto, con conocimientos sólidos en el arte de escribir. Interesado por las leyendas, las crónicas y los relatos históricos antiguos. Desde niño tuvo maestros graduados en Oxford y en Cambridge, que lo formaron intelectualmente: le enseñaron gramática, latín, textos bíblicos y el estudio de Homero, Ovidio, Virgilio, Séneca y otros autores clásicos. Una variedad de personajes, representados por reyes, príncipes, caballeros, damas, soldados, cómicos, criados, humanizan la historia de Hamlet. Dramas que contiene como escena el palacio y la ciudad de Elsingor y las fronteras de Dinamarca. El padre de Hamlet ha muerto en extrañas y dudosas circunstancias. No a causa de la mordedura de una serpiente mientras dormía en el jardín del palacio (Todos los oídos de Dinamarca fueron engañados por esa grosera invención), sino a consecuencia de un licor venenoso que su propio hermano (Claudio) utilizara como ardid para darle muerte: Así fue que, durmiendo perdí a manos de mi hermano mi corona, mi esposa y m vida a un tiempo.
Hamlet, el joven príncipe, que viste oscuros trajes y ha caído en debilidad y melancolía, se propone vengar la muerte de su padre. Como primer paso simula una inteligencia atormentada o una peligrosa locura. Esta alteración de su personalidad, el que era diestro en la espada y el florete, en la finura e imaginación, le hará perder su alegría de joven príncipe –mancebo generoso-, olvidando sus ordinarias ocupaciones: yo soy soberbio, vengativo ambiciosos, con más pecados sobre mi cabeza que pensamientos para explicarlos, se definirá frente a Ofelia, su bella enamorada.
A menudo habla consigo mismo en vos alta, en sus monólogos o soliloquios, notables por la claridad de su lenguaje y poesía y por su hondura de reflexión filosófica y humana. Ser o no ser; he ahí la cuestión, será su dilema en una queja contra la atmósfera que lo rodea: ¿Sufrir los tiros penetrantes de la fortuna injusta u oponer los brazos a este torrente de calamidades y darle fin con atrevida resistencia?.
William Sakespeare había llegado a Londres a los 23 años, viajando desde su ciudad natal a pie, como parecía ser la tradición de la época. El poeta frecuenta las tabernas, las cervecerías y los clubes locales llevando en los bolsillos sus sonetos y poemas manuscritos, pero -por sobre todo- frecuentaba los teatros. El espectáculos de las representaciones le interesaba vivamente. El mismo será actor mientras sus obras van también de teatro en teatro y de año en año: Hamlet (1602), Otelo 81604), El Rey Lear (1605), Macbeth (1607) representan sus cuatro grandes tragedias. Ya en 1593 se había estrenado Romeo y Julieta y por 1595 su comedia El Mercader de Venecia, que no deja de tener su trasfondo de dramaticidad también.
Ambientada en Venecia (con comerciantes, prestamistas, asusntos de negocios) y en Belmont, El Mercader reúne en un todo una doble historia que tiene su unidad de tema y de personajes: la historia de la libra de carne y la historia de los cofres. Porcia, una rica y hermosa heredera, se entregará como esposa a aquel que logre adivinar en cual de sus tres cofres (uno de oro, uno de plata y uno de plomo) se guarda su retrato. La ambición hará perder a muchos de sus pretendientes –no es oro todo lo que reluce- : príncipes, condes o varones. Sin embargo, Bassanio, un joven literato y soldado veneciano, logra su propósito, no sin antes haberse endeudado en la suma de tres mil ducados con un prestamista judío. Al no cumplirse el contrato, éste exigirá la multa estipulada en una libra de carne “que cortará el mismo lo más cerca del corazón de Antonio”, el aval de Bassanio. Si Hamlet, en su pensamiento y sentimiento revela toda la dramaticidad íntima de su fingida locura, en una tragedia que termina en sangre y muerte, en El Mercader de Venecia esta sangre no llega al río, porque tan solo una gota de sangre de Antonio bastará para definir lo justo y lo equitativo. El amor redime aquí a los personajes; el duelo y la muerte salvarán el honor póstumo de Hamlet.
A tres y tantos siglos de las primeras presentaciones de estas obras, aún permanecen intactas y universales para gloria de un Shakespeare que muere el 23 de abril de 1616 en su ciudad natal, el mismo día de su cumpleaños. Tenía cincuenta y dos años, y días antes había escrito el epitafio de su tumba: Bendito sea el hombre que respete estas piedras y maldito el que remueva mis huesos.

Jaime Gatica Jorquera
Círculo Literario Aliwen.
 
aliwen.man@gmail.com