CÍRCULO LITERARIO ALIWEN
ESCRITORES MAULINOS

DEL TIEMPO Y LA VIDA Nilsa Tapia



DEL TIEMPO Y LA VIDA
NILSA TAPIA.

 




AMIGO
Ayer
cuando el tiempo era como una vertiente cristalina
 y el mundo entero cabía 
en el hueco de mis manos
tus ojos
ventena abierta a un marzo sin final
capturaron mi caminar inquieto
Hoy
sin despedirte
entornaste para siempre mi ventana...
lentamente
se va desdidujando tu sonrisa
entre las hojas huidas del otoño
tristemenet perfumado.


AROMO EN FLOR
Frío
soledad y una tristeza indefinible
me empujaron al sendero
el sol tibio de agosto
con una quietud de presagios
acompaña mis pasos.
Se ilumina de súbito la tarde
con el milagro de un aromo en flor
sus mínúsculos gránulos dorados
mil soles encendidos y vibrantes
me iluminan los ojos
me devuelven la sonrisa
y una sutil frangancia a vida nueva
me inunda suavemente el corazón.


ODA AL ZORZAL
Tres pasos saltarines, silencio...
espera atenta
y un golpe certero
levanta la rosada y húmeda contorsionista
del suelo fragante
Un segundo y desaparece en le laberinto musical
alimentando arpegios y silbidos frescos
en un ritual cotidiano
singular y bello.
Enhiesto galán romántico
de campos infinitos
Recibe el alba y despide el atardecer
con místico alborozo.
Recoge, en sus pupilas renegridas,
los primeros diamántes de la luz
y los últimos bostezos de las flores.



MI CIUDAD DE NOCHE
¡Linares, 
cuando cae la noche eres otra ciudad!
esdibujas tu cuerpo bajo un leve manto
de plata y obsidiana
incrustado de estrella y sobresaltos.
En tu mágica barca neblinosa, friolenta
zarpan entrelazados anhelos y frustraciones
Por la boca desdentada de tus chimeneas
lanzas al cielo el cansancio del día
en largos y oscuros bostezos
Retoños tristes de dolor y miseria
caminan en las sombras rebuscando pan y ternura.
Amores y querellas disputan tus aleros
que gotena nostalgia.
Felino grácil.
tu duermevela inquieto ronrronea en mi ventana
El corazón insomne
se escapa por tus calles florecidas de escarcha
y abrazado del tuyo
ignorado y sufriente
deambula silencioso hasta que sale el sol.



CALLE ABAJO
Hombre y triciclo
una sola sombra en la mañana de julio
ruedan por la calle fría
Rostro inescrutable
manos temblorosas aferradas al triciclo escuálido
último amigo
fiel confidente de penas y secretos.
Se lleva, en rsvoltijo indecible,
los únicos trofeos salvados del olvido implacable:
Promesas incumplidas
cálido rumor de besos
fotos desteñidas
pequeñas sonrisas
cartas que nunca llegaron a destino
sueños sin futuro
amores traicionados
esperanzas humildes
¿En cuánto transa el mercado su carga triste?
¿Quién compra sus desengaños?
¿Su cansancio?
¿Su soledad infinita?
Como grillos de invierno se quejan los pedales
dos hélices cansadas, los pies giran y giran...
hombre y triciclo
(Calle abajo)
se pierden en la bruma del tiempo sin final.







VOLVER