CÍRCULO LITERARIO ALIWEN
ESCRITORES MAULINOS

Julio Verne

CENTENARIO DE JULIO VERNE

Francia se prepara para celebrar este 24 de marzo el centenario del fallecimiento Julio Verne (1828-1905). Considerado el mayor exponente del género de la ciencia ficción del siglo XIX y padre de la ciencia-ficción moderna. Se cuenta que a los 11 años el joven Verne huyó de la casa paterna para embarcarse clandestinamente con rumbo a la India, pero su plan fue frustrado por su padre, el cual lo atrapó minutos antes de embarcarse y a cambio de su osadía le propinó una paliza memorable, que le hizo prometer no viajar lejos nunca más. Su motivación para esta fuga era buscar un collar de corales para su prima Carolina, la cual era el amor del joven Verne. En efecto julio Verne no fue un gran viajero, pero a cambio de ello se documentaba a través de la lectura de literatura especializada en viajes sobre los lugares remotos y exóticos, tan del gusto de la época. Esta afición lo lleva a estudiar geografía con una rigurosidad científica, conocimientos que emplea en sus libros o narraciones de viajes. Un contrato editorial lo obligaba a escribir tres novelas por año, de allí tan prolífica creación y la exigencia de una vida sedentaria, que distaba mucho del contenido y aventura de sus libros.
Verne debe su éxito se lo debe a una desbordante imaginación unida a una documentada y realista formación científica, con la cual anticipó mucho de los sucesos que se desarrollaron en su siglo y en siglos posteriores. Su siglo exigía literatura en la cual se mostrara la grandeza de la creación humana y el descubrimiento y descripción de lugares ignotos, remotos o exóticos para la media europea. Imbuido por la industrialización, y por una fe sin límites en las capacidades humanas, Verne vaticina y anticipa sucesos tan trascendentales como el viaje del hombre a la luna en su libro De la tierra a la Luna, en el año 1865. En el libro se anticipa la creación del cohete cuando aún era impensado que esto pudiera ser creado y cuando se elucubrara sobre la existencia de selenitas o habitantes lunares. El viaje se realiza con una tripulación Europea y un par de animales, pero el viaje no tiene el éxito esperado, los navegantes no logran alunizar, pero al regresar son recibidos como héroes, cuando la nave “The Columbiad” cae al mar.
El viaje constituyó uno de los temas más recurrentes y destacados en la creación Verne, así como el mar, que le fue tan esquivo cuando era un niño. En su libro Veinte mil leguas de viaje submarino (1870), se anticipa en 30 años al primer submarino propiamente tal construido por el estado unidense John Philip Holland. En esta novela crea el personaje universalmente conocido como Capitán Nemo, un anarquista cansado de vivir en una sociedad que considera inhumana, decide construir el un submarino que le permitirá recorrer todos los mares y océanos del mundo y vivir de los recursos del mar, de hecho la alimentación,
Verne y su relación con Chile
Su gran afición por la geografía y los lugares inexplorados y exóticos llevan Julio Verne a Situar como escenario de un par de sus obras nuestro país, el cual era considerado como un lugar exótico, pues era el fin del mundo, el último lugar en donde el hombre pone su pie, el lugar no conquistado, con territorio aún virgen, con naturaleza. En su libro Los hijos del capitán Grant (1867), la novela se desarrolla en la zona central de nuestro país. Los hijos del capitán Grant se pierden en nuestro territorio y una familia inglesa los Glernavan intentan ayudarlos en la búsqueda de las costas de Talcahuano, pero al no tener éxito deciden atravesar la cordillera de Los Andes cerca por el actual paso Pichachén, cerca de la ciudad de Antuco. En Dos años de vacaciones (1888) la acción se sitúa en la Isla Hanover. Es la historia de unos colegiales náufragos neozelandeses que deben sobrevivir en extremas condiciones ambientales. Una trama similar a la de Robinson Crusoe, que también está ambientada en el extremo sur de nuestro país. En su novela El faro del fin del mundo la acción se sitúa en la isla Los Estados, que queda a unos 30 kilómetros de Tierra del Fuego. No se sitúa en tierra chilena pero algunos de sus personajes son chilenos, los cuales son caracterizados como ladrones sin escrúpulos, de carácter solapado y perversos instintos capaz de matar con tal de obtener algún beneficio propio. La imagen que Verne tiene sobre nuestros desconocidos compatriotas no es muy saludable, pero tiene el mérito de hacer mención sobre esta apartada tierra y su irregular geografía.




JAIME GATICA JORQUERA
CÍRCULO LITERARIO ALIWEN
aliwen.man@gmail.com